todo lo que tienes que saber sobre el porteo

Porteo, mucho más que una moda

Abrir un blog sobre educación y crianza después de haber tenido cuatro hijos es una aventura algo peligrosa pues a medida que vas publicando, vas descubriendo nuevos y apasionantes detalles sobre aquello que creías conocer, al mismo tiempo que te das cuenta de los errores que has cometido. El primer impulso es querer dar marcha atrás para hacerlo un poco mejor y disfrutar todavía más… pero de forma automática, al darte cuenta que eso es lógicamente imposible… te entran ganas de ¡¡tener otro bebé!!

Este es el estado de locura transitoria en el que entré después de pasar una mañana con Marta Arteche, asesora de porteo, y su hijo Niko. Conozco a Marta desde pequeña. Siempre ha sido una niña que transmitía tranquilidad, pero esa virtud (que de niñas pasa más inadvertida) ahora como madre le hace admirable. Tiene tres hijos: dos niñas preciosas y un bebé de siete meses que es para comerlo. Marta estudió derecho, donde nunca se sintió cómoda. Buscando su lugar estudió psicología y el ser madre la impulsó a especializarse en psicología perinatal y acompañamiento materno infantil. Compaginando familia, trabajo y estudios profundizó en la asesoría de lactancia y de porteo. Y a día de hoy su actividad profesional se centra totalmente en sus tres hijos y en los talleres, charlas y asesorías de porteo que ofrece en Vitoria, ciudad donde vive.

Una imagen de paz

Muchas veces una imagen vale más que mil palabras. Y aunque no sea una imagen nueva para nosotros, a veces (sólo a veces) hay cosas que suceden así, en imagen. Son difíciles de describir, igual que cuando contemplas una puesta de sol o las olas del mar. Puede que las hayas visto mil veces pero nunca te cansas de hacerlo y si estás atento, algo nuevo se revela, como si fuera la primera vez.

Algo parecido fue lo que me pasó al entrar por la puerta de casa de Marta y ver a Niko dormido hecho una bolita perfecta en el regazo de su madre. Fue una imagen de paz. Fue como tener el privilegio de volver a ver a Niko dentro de la tripa de su madre. Como si fuera un embarazo pero del revés… jajaja que cosas digo. Sí, cuando ves una embarazada ves a la mamá y sientes su paz, su felicidad… Pues esta vez fue al contrario: pude sentir la paz y la tranquilidad de su bebé, como si estuviera en la tripita aún.

Cualquiera que lea lo cursi que me pongo para describirlo puede pensar que soy nueva en esto, pero no. Tengo que decir que nosotros hemos porteado a nuestros cuatro hijos. Pero no me preguntes porqué, no sé si fue la vocación de Marta en lo que hace, las hormonas, o la edad… pero sentí pena de cada una de las veces que los había dormido en la sillita de paseo. A ver si os pasa a vosotros lo mismo después de leer la entrevista… 

porteo

Marta, qué te impulsó a indagar y profundizar en el mundo del porteo

Principalmente mi curiosidad como madre y la ilusión por mejorar cada día en la tarea que más importa: el cuidado de mis hijos. Son muchos los beneficios que surgen de un primer contacto estrecho entre madre – hijo - padre – hijo - cuidador.

Nos puedes explicar un poco más sobre la importancia del contacto en esa primera etapa de vida

Si, el contacto es siempre importante, y sobre todo durante los primeros nueve meses siguientes al parto, periodo que se llama exterogestación*. El bebé necesita un proceso lento de adaptación al medio exterior que debemos de hacer con grandes dosis de empatía, aportándole seguridad y adaptando, en la medida de lo posible, el medio que le rodea, al medio del que procede o conoce.

El calor, la postura fetal ajustada en estrecho contacto con el útero de la madre, el sonido constante de su mamá: su voz, el latir de su corazón… son sensaciones que se pueden reproducir gracias al contacto prolongado y como veremos también gracias al porteo. El bebé cuando nace lo que reconoce es cuerpo de la madre y en su defecto el del padre o cuidador según sean sus circunstancias, pero en principio es el cuerpo de la madre donde han estado y allí donde esperan estar. Desde ese lugar seguro y conocido es mucho más fácil para ellos ir adaptándose poco a poco al medio que les rodea. 

¿Los beneficios del contacto se limitan sólo al bebé?

No, es cierto que el bebé obtiene un beneficio directo y notablemente visible. De hecho existe una teoría que acuña el término "concepto de Continuum" que sostiene que el contacto continuo es uno de los factores principales que favorece que el bebé desarrolle de forma óptima todo el potencial que trae consigo. Por otro lado, el índice bajo de estrés en niños con contacto continuo influye directamente en el desarrollo de todo su cuerpo: en el sistema digestivo, en el sistema respiratorio, en el ritmo cardíaco… Pero los beneficios del contacto abarcan también todo lo que tiene que ver con la relación madre hijo o cuidador. Cuanto más contacto: existe una mejor comunicación mamá - bebé, un mayor conocimiento mutuo, mejor identificación de estímulos, lactancia más fácil y llevadera, mejor conciliación del sueño, menos episodios de llanto… En definitiva bebés más tranquilos y mamás más relajadas y felices. Influye tanto sobre la satisfacción y seguridad de la madre, que ayuda incluso puede prevenir y ayudar en casos de depresión postparto.

Cómo ayuda el porteo en esta necesidad de contacto bebé - mamá

El porteo es la herramienta idónea para facilitar ese contacto permanente. Es casi como si creáramos con la tela una especie de segundo “útero” desde el cual el bebé puede ir adaptándose y conociendo poco a poco el medio que le rodea.

 porteo

Cuáles son los beneficios que añade específicamente el porteo al contacto

Por un lado al no ser intransferible, al contrario de lo que a veces se cree, favorece la autonomía de la mamá o cuidador. Al ser un elemento fácilmente reconocible por el bebé, éste suele mostrar menos rechazo para aceptar otros porteadores o cuidadores.

Por otro lado un buen porteo asegura la higiene postural de quien lo lleva, mientras que al llevarlo simplemente en brazos es bastante común acabar con dolor de espalda.

Cómo sabemos que estamos porteando correctamente

Para asegurar esta postura es importante que la tela del portabebés vaya "de corva a corva", por la parte de atrás de las rodillas. Para asegurar una postura ergonómica es importante la posición de la columna, de la cadera y de la cabeza.

El correcto portabebés tiene que conseguir, cuando son recién nacidos, respetar la forma de C que tiene su columna. Según van creciendo la columna se va modificando. Por eso lo importante en un portabebés es que se adapte en cada etapa a la forma de la espalda del bebé y que permita un buen ajuste.

También es muy importante la postura de las piernas. Hemos de cuidar que el culete esté siempre esté más abajo que las rodillas, formando una postura en M para que la cabeza del fémur se encaje correctamente en el fondo del acetábulo de la cadera. Si las piernas van colgando (al descansar la cabeza del fémur sobre los bordes de cartílago del acetábulo) podría llegar a  deformarlos. Para asegurar esta postura es importante que la tela del portabebés vaya "de corva a corva", por la parte de atrás de las rodillas.

La cabeza siempre tiene que ir sostenida pero por algo blandito y adaptable para evitar lo que muchas veces se genera en niños que pasan mucho tiempo reposados en sillitas, hamacas o soportes más rígidos: la plagiocefalia, cabeza algo plana por la parte de atrás.

 porteo

Resumiendo ¿cómo elegir correctamente nuestro portabebés?

Existen muchísimos tipos de portabebés y cada uno tiene que encontrar el que más se ajuste a su comodidad pero en general podemos decir que el correcto portabebés:

- respeta la postura del bebé en cada momento

- la tela que sostiene sus piernas va "de corva a corva"

- sostiene de la cabeza con un material adaptable

- permite que el bebé vaya a la altura de los besos, que le pueda besar la cabeza pero que la barbilla del porteador no le moleste cuando mueva la cabeza

- se adapta a distintos porteadores

- el porteador se siente con él cómodo y seguro

Es importante, sobre todo cuando los bebés todavía no se sientan solos, que el portabebés ajuste punto por punto la espalda del bebé. Esto lo proporcionan los fulares, bandoleras y alguna mochila.

¿No resulta incómodo colocarte el fular a cada rato y sin ayuda?

Esa es una pregunta muy frecuente al principio en los talleres que hago. Hay gente a la que, por desconocimiento, le parece un poco lío eso de colocarse el fular con el niño ya en brazos, pero aprender es cuestión de práctica y esa se adquiere fácilmente y en pocas horas en los talleres. Es cuestión de intentarlo. Nunca recomendaría algo que para mí resultase incómodo. 

Yo ahora mismo utilizo muchísimo el fular porque es la opción que mejor se ajusta a mi cuerpo y al del bebe y estamos muy cómodos con él. Es una opción muy recomendable en muchos casos, pero como digo siempre, no existe el portabebés ideal. Cada pareja, porteador - bebé, tiene que encontrar la que mejor se ajuste a ella dependiendo de las circunstancias. 
 

fulares Kikuyu

Los fulares de las fotos son de la marca Kikuyu. Están realizados en algodón 100% y los puedes encontrar aquí 

¿Qué posiciones son para ti las más adecuadas?

Formas de colocar al bebé hay muchas, cada uno puede elegir la que más le guste siempre que se respete la postura ergonómica del bebé que hemos explicado anteriormente, se tense y ajuste correctamente el portabebé y se mantengan las vías aéreas del bebé despejadas. Es importante que si llevamos al bebé delante y por su tamaño nos invade nuestro campo de visión, por seguridad, lo pasemos a la cadera o a la espalda.

A parte de esto, hay quién se encuentra más cómodo con el bebé colocado en una posición u otra o con un tipo de nudo que con otro. Una posición que se ve habitualmente por la calle y no es recomendable, es la del porteo hacia delante. No es recomendable porque, entre otras cosas, no respeta la postura idónea para el bebé, ni de la columna, ni de las piernas. Pero tengo que reconocer que a mi primera hija la llevé así más de una vez y dos… Jajajaja… A todo se aprende y por eso es muy importante estar bien informados antes de empezar a portear. 

porteo

Y para eso existen profesionales como tú para enseñarnos el camino más fácil…

Marta está a vuestra disposición para resolver cualquier tipo de duda al respecto en la siguiente dirección: martaporteo@gmail.com. También ofrece charlas de forma regular en el espacio Gutxinaka en Vitoria.

Muchas gracias Marta por tu tiempo y generosidad. Da gusto compartir tiempo con personas que ponen tanto cariño y pasión en lo que hacen.

 

La educación es el único modo de hacer de este mundo un lugar más amable. ¡Ánimo! que nunca nos pese dar como padres lo que en su día no recibimos como hijos.

 

LoraLora

acompaña crece disfruta

 

*La exterogestación

Está palabra tan rara se refiere al periodo que atraviesan los bebés los nueve meses siguientes al parto. El hombre como especie nace indefenso, mucho más que otras especies que al poco tiempo de nacer son capaces de caminar y valerse de forma más autónoma. El hecho de nacer “prematuros” como especie se considera un sacrificio que el hombre tuvo que hacer en su camino hacia bipedestación. La postura de la pelvis y de la cadera de la mujer para caminar erguida sobre las dos piernas tuvo como consecuencia el estrechamiento del canal del parto. Así en el camino de nuestra evolución se hizo imposible que la gestación tuviera una duración mayor de nueve meses. Independientemente de que el bebé este maduro o no para su supervivencia. Normalmente tras el parto los bebés tardan 9 meses en adquirir cierta autonomía sobre todo en su movilidad.

 


4 comentarios


  • LoraLora

    Hola Ana, sí los hay que todavía lo desaconsejan… Pero qué puede haber de malo tener a tu bebé cerquita, al calor de los padres, verdad? Me gustaría oír lo que decían…
    Muchas gracias por comentar! :)


  • LoraLora

    Gracias Ana Belén por tu comentario, me alegro qué te haya gustado! ;)


  • Ana

    Cómo me alegro!! El otro día me dijo una buena amiga q trabaja en haureskolak de Bizkaia q habían hecho un curso en el decían q el porteo era malo :(
    A ver si va llegando a todo el mundo!!!


  • Ana belen Barrado avila

    Que bonito!!! Y es verdad que leyéndolo te entran ganas de tener otro bebé y poder hacerlo mejor….porteandolo de manera tan natural como lo explica Marta!!!Muchas gracias!!!!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados